UN CURIOSO ESTUDIO DESCUBRE QUE LOS CHINCHES PREFIEREN LAS SÁBANAS ROJAS 1

Written on 26 Jun 2017 by Marian Vet  / Publicado en Blog

Un curioso estudio descubre que los chinches prefieren las sábanas rojas

 

¿A quién se le puede ocurrir que un bicho tan fastidioso como un chinchepuede tener preferencia por las sábanas rojas y odiar las sábanas amarillas?

La respuesta es fácil: a un entomólogo. Más en concreto, a un grupo de expertos en insectos de la Universidad de Florida y del Union College en Lincoln (Estados Unidos).

“Estábamos tratando de plantear una nueva vía para el control de los insectos que se pueden encontrar en las camas, como los chinches”, ha explicado la profesora Corraine McNeill. “Mi ayudante Phil Koehler me dijo que nunca se había planteado un estudio sobre la visión de chinches o cómo responden estos insectos a los colores cuando tratan de esconderse, y en un principio me puse a reír”, recuerda McNeill.

El alumno acabó convenciendo a la profesora y decidieron diseñar algunos experimentos para comprobar si los chinches (o las chinches, en castellano nos podemos referir a estos insectos en masculino o femenino) tienen preferencias por algunos colores que se pueden encontrar en las camas de sus víctimas (en este caso, los humanos).

Lo que empezó siendo una especie de broma se ha convertido en un estudio científico, cuyos resultados han sido publicados en el número de abril de la revista científica Journal of Medical Entomology .

El estudio de los hábitos de los chinches de las camas (Cimex lectularius) puede parecer una curiosidad digna de uno de los premios IgNobel (que se conceden cada año a los trabajos científicos más inverosímiles o directamente inútiles) pero en realidad tiene su importancia.

En este sentido, los autores del trabajo publicado ahora destacan que sus descubrimientos pueden ayudar a diseñar de forma más eficientes las trampas para este tipo de insectos. Tampoco se debe olvidar que los chinches están presenten en muchos países -también en España- y pueden ser agentes transmisores de diversas enfermedades en humanos.

 

Vigilando los movimientos de los bichos

Las pruebas planteadas por McNeill y su equipo consistieron en el uso de pequeños escondites -como tiendas de campaña en miniatura- que se hicieron a partir de cartulinas de colores, y que se colocaron en placas de Petri. A continuación, los científicos situaban a un chinche en el centro de la placa y observan sus movimientos durante 10 minutos, a la espera de conocer el escondite elegido.

Por si no fuera poco, los científicos decidieron realizar pruebas con chinches de diferentes edades, sexo y fases de desarrollo.

Los resultados muestran que las chinches prefieren claramente los colores rojo y negro, y en cambio parecían evitar colores como el verde y el amarillo.

Se podía pensar que un chinche se esconde en el primer lugar que encuentra, sin fijarse en el color de escondites como los que ofrece una sábana, recuerdan los autores. “Sin embargo, nuestros experimentos muestran que estos insectos seleccionan un refugio en base a su color, cuando se mueve en la luz”.

A partir de los resultados conseguidos, los autores pensaron que los chinches podrían preferir el rojo porque es el color de la sangre con la que se alimentan. Sin embargo, después de hacer más estudios, los autores apuntan que la razón principal por la que prefieren el rojo y el negro es porque estos insectos son de colores rojizos y casi negros, de forma que pueden sentirse mejor camuflados o incluso sentirse en compañía de otros miembros de su especie cuando se esconden entre sábanas rojas o negras.

Por la misma razón, los chinches evitan las superficies amarillas o verdes para evitar que el contraste de colores los deje en evidencia, siempre según las hipótesis de los autores de este estudio.

En cualquier caso, los científicos advierten de que para evitar las plagas de chinches no es suficiente con hacer la cama con sábanas verdes y amarillas.

Estudio científico de referencia:

Behavioral Responses of Nymph and Adult Cimex lectularius (Hemiptera: Cimicidae) to Colored Harborages. Corraine A. McNeill, Roberto M. Pereira, Philip G. Koehler, Seth A. McNeill, Rebecca W. Baldwin. Journal of Medical Entomology, April 2016 DOI: 10.1093/jme/tjw033.

 

Fuente: La Vanguardia.          

Visto 208 veces Modificado por última vez en Jueves, 20 Julio 2017 14:49
Rate this item
(0 votos)
Publicado en Blog

1 comentario

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Saber más

Acepto