articulo-termita

TERMITAS

Existen más de 2.200 especies de termitas descritas en el mundo, sin embargo y afortunadamente, solo un 4% causa problemas en el medio urbano. En nuestro país únicamente se han citado las siguientes especies de termitas: Kalotermes, Cryptotermes y Reticulitermes, especie nativa del área mediterránea. Las dos primeras especies pertenecen a la categoría ecológica de termitas de la madera seca, mientras que la Reticulitermes pertenece a la categoría ecológica de termitas subterráneas. Esta última es la termita más común y la que vamos a encontrar en nuestros edificios.

La termita Reticulitermes Lucífugus es la más extendida y la causante de los mayores daños económicos. Esta especie ha invadido tal número de edificios de la península e islas Baleares (principalmente Mallorca), que constituye actualmente una verdadera plaga.
Las termitas subterráneas forman colonias que anidan en la tierra y necesitan un cierto grado de humedad del suelo para su proliferación.

En el momento de fundar la colonia, la reina y el rey son alados. Pero una vez realizado el vuelo nupcial pierden sus alas enseguida, excavan un orificio en suelo blando y fundan una nueva colonia. Tanto la reina como el rey pueden llegar a vivir 25 años. En un primer estado el abdomen de la hembra se hincha de forma exagerada y se convierte en una “máquina de poner huevos” y la colonia crece rápidamente.

La actividad de las termitas se acentúa desde el comienzo de la primavera hasta octubre/noviembre dependiendo del territorio español. En ocasiones y zonas la actividad en interiores persiste todo el año.

Durante su actividad socavadora se procuran constantemente papilla húmeda y la pegan en las galerías.  La madera seca es humedecida de este modo con relativa rapidez a lo cual contribuye también el excremento de los termes.

Su alimentación está basada en la madera y otros tipos de materiales que contengan celulosa, como cartones, papeles, textiles, etc. Las termitas no pueden digerir la celulosa por sí solas, por lo que necesitan de unos microorganismos simbiontes en su aparato digestivo que degraden la celulosa, nutriéndose de los productos obtenidos con esa degradación.

El proceso de sustentación de la especie consiste en la asimilación de la celulosa por parte de las obreras y su distribución a toda la colonia: ingestión y repartición a las demás castas que no pueden alimentarse por sí mismas (reina y rey, soldados y reproductores). El modo de repartición/transmisión del alimento es por boca a boca o de ano a boca; proceso denominado Trofalaxia.

El crecimiento de cada casta se produce mediante mudas sucesivas del exoesqueleto. La proteína clave en la formación del exoesqueleto es la quitina. El exoesqueleto protege a las termitas de la deshidratación y otros agentes externos. La ausencia de quitina supondría la muerte del individuo.

 

 CASTAS DE TERMITAS.

Las castas siguientes son formas finales, estructuralmente distintas, incapaces de modificación posterior:

REPRODUCTORES PRIMARIOS  Son las termitas aladas de color negro que salen en primavera buscando un lugar donde aparearse y formar nuevas colonias.

OBRERAS. Constituyen el 90 % de la colonia y su función es alimentar a las demás castas y la construcción del termitero el primer año.

SOLDADOS: Su función es defender la colonia de invasores externos.

REPRODUCTORES SECUNDARIOS O NEOTÉNICOS. Son individuos que mantienen la evolución de la colonia mediante la puesta de huevos en puntos alejados del núcleo real en casos de alejamiento o ruptura de las conexiones de la colonia (aplicación de insecticidas). Se forman evolucionando desde la fase de ninfa (neoténicos braquípteros o de ninfa) o bien desde la casta de obrera (neoténicos de obrera)

termitas1

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Saber más

Acepto