TOMICUS

Se trata de una especie xilófaga que realiza galerías bajo la corteza en los troncos y ramas gruesas, así como galerías a lo largo de las ramillas en las copas. Dañan especialmente a los pinos jóvenes y a árboles debilitados por problemas de suelo, agua, insectos y hongos defoliadores, etc.

 

 DESCRIPCIÓN DEL INSECTO.

El barrenillo del pino (Tomicus piniperda Linneo), es un escarabajo (coleóptero) de la familia de los escolítidos (Scolytidae), que tiene como sinónimos del género, Myelophilus y el más conocido Blastophagus.

El imago tiene unas dimensiones pequeñas, que no hacen pensar en el daño que puede causar, oscila entre 4 y 4’5 mm de longitud. La cabeza y el tórax es de color negro y los élitros y las patas de color marrón castaño.

Los huevos, son de color blanco de unas dimensiones de 0’5 mm de diámetro. Son depositados a ambos lados de las galerías, que la madre realiza en el interior de la corteza del árbol.

Las larvas son de color blanco con la cabeza marrón, sin patas y encorvadas, alcanzando los 4 a 4’5 mm de longitud al final de su crecimiento.

Las pupas se encuentran al final de las galerías de crecimiento de las larvas, dentro de las cámaras de pupación que son de forma elipsoidal, situadas entre la corteza y la madera, son de color blanquecino y presentan los apéndices del imago ya visibles.

 

BIOLOGÍA, CICLO REPRODUCTIVO.

Actúa en árboles enfermos o debilitados por defoliaciones sucesivas de la procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa Schiff.) o por otro factor debilitante como por ejemplo el estrés hídrico y sus efectos son terminales en los pinos, es decir, acaban por matar el árbol.

Posee una generación anual y varias sucesivas de hermanas, alargando su período según la bonanza del clima.

Se trata de una especie monógama en la que la hembra es pionera en la colonización de los árboles, realizando un orificio de penetración que conducirá, en algunas ocasiones, hacia una cámara subcortical donde se producirá el apareamiento.

La hembra es normalmente la encargada de realizar la galería de unos 6 a 10 cm de longitud, mientras el macho expulsa el serrín al exterior. La hembra pone entre 25-45 huevos de color blanquecino en forma escalonada, en pequeñas celdillas a ambos lados de la galería.

Los huevos eclosionan entre los quince a veinte días posteriores a la puesta, dando lugar a pequeñas larvas que comienzan rápidamente a alimentarse de tejidos del floema, con la consiguiente ruptura de los vasos conductores de la savia.

Las galerías crecen de manera paralela unas a otras haciendo un dibujo en forma de abanico entre la corteza y la madera.

Al final de su evolución larvaria realiza una cámara de pupación de la que saldrá el insecto adulto haciendo un agujero de forma circular desde el interior de la corteza hacia el exterior.

La duración del ciclo larvario es más o menos dilatada, dependiendo de la fecha en la que se realizó la colonización del árbol y la temperatura.
Las puestas son efectuadas desde los primeros días de octubre hasta los primeros de Mayo. Produciéndose entradas generalizadas de adultos sexualmente maduros, aunque existen momentos en que dicha colonización se realiza de manera masiva a comienzos del otoño y finales del invierno, dependiendo de la temperatura.

Las salidas de nuevos adultos se producen desde abril a primeros de julio. Esta circunstancia es debido a que las larvas del último estadio se ven sometidas a una ralentización.

Una vez emergidos los imagos estos suben a las ramillas terminales a alimentarse de la médula, para robustecerse y madurar sexualmente.

El momento óptimo para realizar la fumigación es desde la emergencia de los adultos hasta la entrada a las ramillas, antes de proceder a poner los huevos.

 

MEDIDAS PREVENTIVAS.

Las medidas preventivas para evitar la proliferación de la plaga son las necesarias para tener sana la masa forestal, esto que parece de perogrullo se ha de explicar con detenimiento.

Primero se intentará eliminar los árboles enfermos y/o atacados por el insecto.

Se eliminarán los restos de poda o de tala antes de la salida de los imagos y por consiguiente de la futura puesta de estos insectos adultos.
Esta eliminación se realizará por destrucción de la corteza, quema de los restos o fumigación de los residuos, o simplemente saca de los restos de madera.

Complementariamente se tendrá que proceder a la fumigación de los árboles circundantes en dos ocasiones a lo largo del año, para evitar la entrada en ellos de los adultos.

Otra forma de control, complementaria, es la de los árboles cebo, que consiste en colocar estratégicamente distribuidos, unos troncos cortados, cada cierto tiempo, de pino a los cuales los insectos adultos irán a poner los huevos y allí se desarrollarán las larvas, en lugar de en árboles en pie, y posteriormente procederemos a su destrucción antes de la salida de los insectos adultos.

Este sistema es muy delicado porque si no se realiza correctamente procederemos a ampliar la colonia de individuos y por tanto el resultado habrá sido justo el contrario al objetivo inicialmente pensado de disminución de la población, es por ello que el seguimiento de las actuaciones a realizar según condiciones climatológicas, época de emergencia de los insectos adultos, etc.

 

CRONOGRAMA DE ACTUACIONES.

Dependiendo de la definición en detalle de la época a realizar las actuaciones, que vendrá ajustada por el muestreo de zonas y toma de muestras, en función de las visitas periódicas, se da una idea general de las épocas de realización de cada actuación.

Diseño de prioridades de ejecución, ya sean por motivos visuales y estéticos o por trabajos de profilaxis.

Fumigación de los árboles; abril mayo y posteriormente en septiembre a noviembre recomendado conjuntamente con los tratamientos contra la procesionaria y dependiendo de la salida de los imagos, según prescripción facultativa, y en dos fases dados los ciclos del tomicus

 

MAQUINARIA.

Ésta se realiza con máquina de nebulización neumática kwh de gran alcance PHANTOM SUPER ECOLOGY, compacta, con un vehículo 4x4 todo terreno en todo el recinto accesible con dicho vehículo. Cuenta con un depósito de 400 litros de capacidad y caudal regulable máximo de 1200 l/h

El sistema  permite trabajar a una distancia de entre 25 y 35 metros con cañón de baja presión y 50 m. con pistola de alta presión, el giro es de 240º en todas las direcciones y el funcionamiento es sistema robot.

 

SEGUIMIENTO Y CONTROL.

El seguimiento y control de cada una de las actuaciones se ha de desarrollar con la máxima rigurosidad y seriedad técnica debido a la dificultad de los tratamientos.

Detallando la época más correcta para la ejecución de los trabajos en función de las condiciones climáticas, y así ajustando el diseño inicial de las actuaciones.

 

CONCLUSIONES

Se puede controlar la plaga con unas medidas preventivas para el futuro y con unas acciones concretas en estos momentos.
Se debe mejorar la calidad de la visión de los espacios forestales por parte de los usuarios.

Se ha de desarrollar un plan de actuaciones concreto.

Se debe proponer un plan de repoblación de árboles para asegurar el solapamiento de las generaciones de la masa forestal.

Por ello se ofrece todo el equipo técnico de nuestra empresa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Saber más

Acepto